Mª Elena Ruiz Espinosa - Doctoralia.es

+34 646 373 970
+34 646 373 970
Alonso de Bazán 8, Ed. Diplomático Oficina 11
Marbella, España

 

Malestar emocional: ¿Lo dejamos pasar?

Malestar emocional: ¿Lo dejamos pasar?

Ansiedad, estrés, pánico, fobia, obsesión, miedo: palabras que no nos gustan, emociones, sentimientos y sensaciones que nos desagradan, que no queremos sentir, nos hacen la vida complicada y claro ¿Quién quiere una vida complicada pudiendo elegir tener una vida sencilla, agradable, sin problemas, maravillosa, llena de felicidad y bienestar? ¡Qué bien suena todo eso! ¿Pero es posible? Ojala pudiera decir que esto es posible, y que yo tengo una varita mágica que lo hace posible, pero no, es más, os digo que sintiéndolo mucho, tenemos que sufrir. ¡Pues si! La vida es así, con sus subidas y bajadas. Racionalmente, todos pensamos: ¡Claro! ¡Cómo va a ser posible no sufrir! La vida no es un camino de rosas, hay días mejores y peores, situaciones que se nos escapan de las manos y no podemos controlar. Pero aún así, sabiendo esto, todos queremos una vida fácil, tendemos a buscar lo sencillo, el camino rápido, lo que nos hacer sentir bien, estar tranquilos, seguros; en definitiva: tendemos por naturaleza humana, nosotros y en general todos los animales, a buscar el placer y evitar el dolor. Forma parte de nuestro instinto de supervivencia, reaccionamos de forma instantánea y nos protegemos de aquello que nos daña y lastima.

Los pensamientos, emociones, recuerdos, sensaciones físicas, etc., continuamente los estamos valorando y evaluamos verbalmente: “la vergüenza es mala, la alegría es buena, la envidia no es deseable…” por lo tanto si es negativo y malo hay que controlarlo, reducirlo, prevenirlo, solucionarlo, en definitiva ¡Hay que hacer algo para no tenerlo! Y es aquí donde me quiero parar, porque claro, tomar una aspirina cuando nos duela la cabeza está bien, leer cuando nos encontramos aburridos también, pero si enfocamos nuestro día a día a evitar todo aquello negativo que no queremos sentir o pensar, podemos desarrollar un problema de evitación experiencial (Algo muy común en diferentes trastornos psicológicos).

¿Y esto qué es?

Pues esto es meternos en un bucle en el que envuelves tú día a día en toda aquella acción o pensamiento que sea calmar o eliminar tu malestar y controlar los pensamientos y sentimientos desagradables ya que éstos son los culpables de mi sufrimiento. Sin embargo, con alta probabilidad ocurre que a mayor intento de controlar estas experiencias internas desagradables, mayor se hace el problema y entonces la búsqueda de solución y eliminación del malestar se convierte en el verdadero problema, limitando nuestra vida.

¿Y por qué esto puedo suponer un problema?

Pues supone un trastorno muy común cuando tu vida gira alrededor de eliminar el malestar y te enfocas sólo en esto, esperando a sentirte bien para poder hacer lo que verdaderamente te importa, por ej.  “No puedo continuar con mis estudios hasta que no me sienta bien” o también supone un problema cuando esos intentos de evitación no son saludables, por ejemplo tomar drogas para evitar la ansiedad, o cuando la evitación provoca lo contrario a lo que buscamos, o cuando queremos cambiar lo que no puede ser cambiado, por ejemplo, pérdidas y duelos. Entonces evitar nos lleva a dejar de hacer lo que realmente queremos y sufrimos porque lo que hacemos no da resultados, por lo tanto, aún nos deprimimos más. Y esto al final te lleva a tener sufrimiento psicológico. Quiero dejar claro, que la evitación es una tendencia natural y no tiene por qué suponer un trastorno, se convierte en un problema cuando limita nuestra vida, cuando por esto no avanzamos.

Lo que nos hace avanzar y crecer como personas a nivel emocional, es enfrentarnos a nuestros miedos, a esas emociones desagradables, a nuestras propias limitaciones como por ejemplo pensamientos rígidos que tenemos.

Nos hace crecer el tener buena disposición a todo lo negativo y enfrentarnos a ello.

www.psentidos.com

Mª Elena Ruiz. Psicóloga Marbella.